HACIA EL SER (02 / SUPERACIÓN DE LA METAFÍSICA /


Superación de la metafísica 
La Metafísica, o la metafísica del ser como artefacto o herramienta hacia el ser

SUPERACIÓN DE LA METAFÍSICA

Hoy la metafísica estudia la estructura, componentes y principios fundamentales de la realidad que son inaccesibles a la investigación empírica, pero no estudia otra realidad (la realidad es la misma); una la realidad que está contenida en un espacio físico reconocible a partir de la experiencia.

Muchos de los problemas que hoy pertenecen a las ciencias naturales, eran estudiados antes por la metafísica como filosofía natural. Hoy la ciencia impera en las ramas del conocimiento, buscando el ente mismo para hacer objeto de escudriñamiento de la realidad y fundamentación, en cada caso del modo de ser de las cosas, de cada cosa. En las ciencias se lleva a cabo un acercamiento radical a lo esencial de toda cosa u objeto, buscando de la propia materia los fundamentos de esta. La ciencia se distingue al concede a la cosa misma, de manera fundamental y exclusiva, la última palabra en tanto a su ser, como lo ente (comprensible) sujeto de experiencia empírica: dentro de las capacidades cognitivas del hombre (a la razón). Esta manera del interrogar, de determinar y de fundamentar se lleva a cabo por una sumisión de lo ente, por el ente mismo a la razón (como ente el hombre que interroga al ente), para que revele lo que hay en él; si bien esta misma servidumbre de la investigación "que analiza con rigurosa objetivación en un intento alcanzar la verdad", propicia todavía un espacio diferenciado a la metafísica. Sobre todo en el estudio de aquellos aspectos de la realidad inaccesibles, cuando hoy pretenden ser medidos o puestos bajo la observación empírica de la lupa del científico; pero que son y llevan a cosas distintas de las que en principio nos lleva la ciencia por su camino, aunque (recordemos) igualmente pertenecientes a la realidad que experimentamos todos. Esto dará lugar en el siglo XX a una lectura heideggeriana de la metafísica occidental, y supondrá la necesidad de repensar la cuestión del ser (y ser del ente) desde el origen mismo de los pensadores presocráticosDe otro lado, las ciencias no definen la materia, la vida o la consciencia en sí / su razón de ser; solo la metafísica puede suministrar estas definiciones básicas. De este modo se debería concluir aquel debate sobre el objeto de estudio de la metafísica, y sobre si sus enunciados tienen propiedades epistemológicas.

¿Qué significa entonces «superación de la Metafísica»? La palabra «Metafísica» está pensada ya como sino de la verdad del ente, es decir, de la condición de ente, entendida en cuanto acaecer propio todavía oculto pero sobresaliente, a saber: de aquel olvido del ser que siempre ha estado ahí, pero limitado a la razón, en tanto esta (razón) se limita a aquello percibido de los sentidos, cuya forma o imagen observable (medible a los instrumentos) apenas denota una idea completa, de la forma del ser que la proyecta (desde su sombra). Entendido esto, concebimos la superación de la metafísica, como la superación de la forma percibida, hacia la forma no percibida del ser (ente observado) como ser y su sombra / sombra, a partir del lado de la forma.

Superación por tanto, no habrá de querer decir un desprecio que expulsa a una disciplina del horizonte de la «cultura». Luego en la medida que pensamos esta nueva forma de hacer filosofía (útil al conocimiento): metafísica, es artefacto de la Filosofía para la ciencia, tratando de repensarse en ese espacio que le queda, bien diferenciado para la metafísica, en tanto abarca aquellos aspectos de la realidad existente, que son inaccesibles a la investigación empírica, pero que pueden ser identificados por esa nueva metafísica, mediante aquella forma de pensar (el espacio/ la forma del ser) y que entiende: del ente la imagen proyectada, parte del ser (de aquello que la proyecta), a partir de una sombra, que reconocemos que está / es a partir del lado de (imagen)→ pero que no vemos (la forma del espacio por ejemplo) y que entendemos está definida a partir del lado de la forma de los objetos mismos, que se encuentran contenidos en la misma forma del espacio, que les da su forma a aquellos.

Lo que nos lleva a pensar en un límite, a partir del lado de la forma misma de la imagen / por lo tanto desde ese límite o frontera “entre lado de la imagen” y “lado de la sombra” que nos invita → a movernos hacia esta frontera →en un acto de ser, recorriendo/caminando (reconociendo/habitando) ese lado de la sombra y de la imagen (donde estaríamos habitando ya el borde o perímetro ) que determina / es, un lado de la forma de la sombra, lo que nos permite pensar desde de  aquella experiencia inmediata sensible (a veces fugaz e indeterminada a la razón) en la existencia de una forma ahí, y pensar en ella de una forma, luego abstracta (geométrica) que aunque no representa el factum de la experiencia inmediata, nos permite, de esta manera abstracta, poder determinar/representar y recorrer el área (contorno total de la forma de la sombra) de una manera geométrica (lo que me propongo intentar de desarrollar) no tan seguro como los estuvo en su momento el riguroso Piero della Francesca  al afirmar: «io intendo di dimostrare cosi essere e doVersifare» 

De este modo la Metafísica, incluso siendo superada, por la nueva metafísica del ser →en acto de ser, no desaparece. Sino que regresa transformada en un nuevo saber o  artefacto- herramienta (en la medida que se piensa desde de  la referencia, no de una idea, sino desde una experiencia sensible / →en acto de ser→ moviéndonos hacia al límite/borde, o frontera del ente / imagen) y que nos permite de aquella distinción que sigue en vigor entre ente y ser / no la distinción entre ente y ser, sino que dominara ahora  como eje de todo pensamiento al permitir una distinción clara entre el ente como parte visible/ y proyectada del ser en la sombra). Luego, ahora entendemos que la manifestación del ente, y sólo del ente tomado este como objeto (definido) de estudio, pierde la exclusividad que ha tenido hasta ahora en su pretensión de ser módulo y medida al pensamiento y las ciencias. El ocaso de la verdad del ente quiere entonces decir: la verdad del ser, mostrándose del ente en su sombra: la forma total del ser. De ahí que cualquier cálculo, o pretensión de verdad que no tome en cuenta la sombra (ser) del antes objeto (forma visible) no será verdad en la propiedad, ni de un cálculo lo exacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario