sábado, 17 de octubre de 2020

La Fotografía Narrativa


Desde hace años me gusta la fotografía y, efectivamente, tomo muchas fotos, tanto en la calle como en mis viajes, si bien, jamás tuve aspiraciones de fotógrafo, de hecho no tengo siquiera una cámara Réflex y, claro está, ello hace que mis fotos no tengan esa calidad que se pueda esperar de una fotografía realizada con aquel propósito de ser expuesta. Sin embargo, ya hace algún tiempo di con un curioso término en la blogosfera: Fotografía Narrativa y, entendí, que se trataba de capturar escenas para relatar acerca de una persona, historia, momento, o acerca de cualquier elemento que nos pareciese interesante, pudiendo tratarse de objetos o situaciones que incluso dicen más que lo propiamente capturado, pues se trata sobre todo de narrar, no de describir y, por supuesto, donde prima la visión fotográfica, y capacidad de retratar el momento, por encima de la propia calidad. Entonces, me dije: yo puedo hacerlo, repitiéndome aquella máxima de Charles Bukowski "Wenn Sie es versuchen wollen, gehen Sie bis zum Ende. Andernfalls fangen Sie nicht einmal an. Wenn Sie es versuchen wollen, gehen Sie bis zum Ende.("Si quieres intentarlo, ve hasta el final. De lo contrario, ni siquiera empieces. Si quieres intentarlo, ve hasta el final”). Pero, no sólo quería hacerlo: sabía que podía hacerlo. No han sido pocas las ocasiones en que he sido consciente la esa oportunidad: El momento, sacando el móvil y disparando, ante lo que entendía extraordinario o sorprendente, más allá de cualquier paisaje que pudiese contemplar o estuviese ante mis ojos: una charla, un descanso, una sorpresa, un niño jugando, un viejo descansando, una mujer comprando concluyendo, que más que el lugar donde estaba, lo importante era en aquel momento lo que estaba pasando ante mis ojos. 

Por definición: hoy entendemos la fotografía como una herramienta de expresión, que nos permite mostrar emociones de forma exclusivamente visual. Sin embargo, dentro de ella, existe una modalidad en la que la transmisión de sentimientos se hace todavía más patente. Hablamos de la fotografía narrativa, que integra imágenes que guardan dentro de sí una historia, real o ficticia y que se encarga de contar una historia bien definida, y que puede ir acompañada de otras cosas aparte de la propia fotografía, como un texto o más fotografías que serán en conjunto una especie de proyecto. A simple vista, no parece tener mayor problema pero, no es así: la fotografía narrativa espontanea requiere una capacidad mayor de resumir o simplificar lo que queremos contar pues, la hacemos sin preparativo alguno, justo en el momento que observamos algo que nos gusta o nos interesa y, que no siempre debe ser algo bonito; pues en este caso se aplica el mismo principio que al fotoperiodismo o a la fotografía de calle, donde tiene más importancia lo que se llama visión fotográfica y ojo fotográfico, en lugar de los valores técnicos. Fotografiar algo en el patio es muy distinto a tener que hablar de la historia de la solitaria abeja dentro de la flor y es complicado establecer unas pautas para llevarlo a cabo, ya que se trata de una oportunidad que se nos presenta sin previo aviso y a la que debemos saber responder resolutivamente para aprovecharla que se distinguen de aquellas otra fotografías Narrativas recreadas: que son aquellas que se construyen específicamente con ese fin. 

Espero en adelante sean de interés las imágenes que pueda seleccionar para este blog, todas propias: unas instantáneas y otras preparadas (posadas), pero todas genuinas, que muestran ese momento que a mí tanto me emociono e importó, y que de mis experiencias y viajes ya forman parte de mi memoria y vida. y, nada mejor que empezar con la siguiente Fotografía tomada durante mi viaje (Dec.2018-  Ene 1019) por tierra Marroquíes, llevándome desde MARRAKECH, por Alto Atlas (Toubkal 4.150m) hasta  el desierto del Sáhara, para luego de vuelta  buscar la cumbre de El Siroua (Jwel Sirwa 3340m) un volcán extinto en un área casi deshabitada de la región de Sus-Masa-Draa (: سوس ماسة درعة) 

No hay comentarios:

Archivo del blog